La herencia es transmitir todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona a otra, normalmente transmitiendo el dominio mediante una sucesión por causa de muerte, la herencia puede ser testamentaria o legítima. Según la explicación de Abogado de herencias de Castellón la herencia testamentaria, se da con base a la voluntad del testador “titular”, la sucesión de cualquier tipo se da luego de la muerte del testador, concediendo a los herederos, para que el heredero pueda suceder debe ser pariente, el parentesco se lo mide por grados, en línea recta y colateral.

En la línea recta es el parentesco de cada generación, el parentesco se mide en grados. En las líneas rectas de parentesco cada generación cuenta como un grado. Por ejemplo, entre padre e hijo hay un grado de separación y entre un abuelo y un nieto hay dos grados.

En las líneas colaterales los grados entre dos parientes se cuentan por generaciones en la línea ascendente desde el primer pariente hasta el tronco y se sigue contando por la línea descendiente hasta llegar al otro pariente. Por ejemplo, entre hermano y hermana hay dos grados de separación: un grado del hermano a los padres, y otro de los padres a la hermana. Entre un tío y un sobrino hay tres grados de separación: dos del tío a sus padres, y uno de ellos al sobrino.

Por lo que si quiere llegar a un buen asesoramiento, debe buscar al Abogado de herencias Castellón, para saber más sobre la línea de sucesión así como: Si el fallecido tenía hijos, la herencia suya se divide entre todos ellos a partes iguales.

Si alguno de los hijos ha muerto antes que el padre, hay que diferenciar:

Si este hijo tenía a su vez descendencia, les corresponde a éstos por partes iguales lo que le correspondiera a su padre o a su madre.

Si el hijo fallecido no tenía hijos, la herencia se divide sólo entre los hijos que estén vivos a la muerte del padre o madre.

Si el fallecido estaba casado, a su cónyuge le corresponde sólo el usufructo de un tercio de la herencia. Además, como es natural, le corresponde la mitad de los bienes que sean gananciales, porque esos bienes son ya en vida de los dos, a partes iguales.

Si el fallecido no tiene hijos, el orden es el siguiente:

1.- A sus padres, por partes iguales si viven los dos, o si sólo vive uno, todo a él.
2.- Si no hay padres pero sí abuelos o ascendientes más lejanos, a éstos. En este caso al viudo le corresponde el usufructo de la mitad de la herencia.
3.- Si no viven sus padres ni tiene ascendientes de ningún tipo, el viudo o viuda  será el único heredero.
4.- Si, no viven los padres ni tiene cónyuge en el momento de su muerte: a sus hermanos e hijos de sus hermanos, y a falta de éstos a sus tíos, y si no tiene hermanos ni tíos, a sus primos carnales, sobrinos-nietos y tíos-abuelos, si le han sobrevivido. Sólo si no tiene ninguno de los parientes antes citados, en definitiva, si muere sin testamento y sin parientes, hereda el Estado.

Abogado de herencias Castellón, resolvemos sus dudas y le ofrecemos la mejor asesoría legal.